quinta-feira, 5 de janeiro de 2006

Puerto Madero, Puerta Sur


Deu no Clarín
27-12-2005, por Albertina Piterbarg

Se abre la puerta Sur en Puerto Madero
A la explosión inmobiliaria de torres y grandes proyectos internacionales, se suma un nuevo espacio verde. Y el impulso llega al Dique 1.
Ya nadie duda del éxito rotundo del proyecto de Puerto Madero. Con 16 años de una historia cargada de idas y vueltas en su haber, la desconfianza de los peores tiempos terminó de transformarse, en 2005, en un optimismo sin límites. Para el 2006 el panorama se presenta imparable: la apertura de la llamada "Puerta Sur" junto con la ampliación de la avenida Dellepiane y la urbanización del Dique 1 (hoy un descampado), prometen una renovación transformadora, tanto desde el punto de vista de la imagen del barrio como de la mejora en la circulación y comunicación con el entramado de la ciudad. 
Además, con este desarrollo se estima que la bonanza del barrio se contagiará a los terrenos cercanos e impulsará el despegue de zonas tales como la Isla De Marchi o la ex-Ciudad Deportiva de la Boca. Y ya comenzó en Madero una obra pública fundamental: el parque Mujeres Argentinas, ubicado en el Dique 3. Tampoco hay que olvidar que, el año próximo se lanzarán, al menos, 13 proyectos entre torres y edificios de viviendas y oficinas, comercios y un centro cultural que en conjunto suman una inversión cercana a los 200 mil millones de dólares.
(..) Lo que hace unos años parecía un horizonte muy lejano es hoy una realidad: ya no quedan prácticamente más terrenos disponibles en Puerto Madero. A principio de año, la Corporación llamó a licitación para la venta del último lote de 6.300 metros cuadrados en el Dique 4 Este. El precio fue de 11 millones de dólares. Vecino a este predio está el terreno de la última polémica: un predio histórico de la UBA, de 20 mil metros cuadrados, utilizado como campo de deportes del Colegio Nacional Buenos Aires, desde 1915, un año después que el fisco se lo cediera. Fue Menem, por decreto, quien en 1989 cedió ese predio a la Corporación Antiguo Puerto Madero. La discusión por la venta y el litigio legal quedaron aplazados hasta marzo, según decidió la semana pasada el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires. 
Más allá de esta polémica y de la excitación inmobiliaria, ciertos servicios siguen brillando por su ausencia: no hay supermercados. Ni se sabe por dónde pasará la discutida autopista Ribereña, un misterio del que las autoridades se niegan a hablar. Lo cierto es que Puerto Madero cambió el perfil de Buenos Aires para siempre. Ya no es más una obra con "algo" habitado sino un barrio en el que se construye mucho: desde vivienda hasta ciudad. 

 
 2006-01-05