sábado, 4 de abril de 2020

"Capital que invierte en las rentas de la tierra"

Precio de la tierra y valorización inmobiliaria urbana: esbozo para una conceptualización del problema

Por SMOLKA Martim. Revista Interamericana de Planificación Vol XV, No 60, Dez 1981
https://drive.google.com/file/d/103newtDPbcUSTym3rnoIlt3WJ6CmYazH/view?usp=sharing

Introducción

En este trabajo defendemos la posición de que el concepto de renta de la tierra es útil para la comprensión del proceso de valorización inmobiliaria en Brasil. Sin embargo, este concepto no se debe aplicar mecanicamente, sino como referencia para los procesos controlados por el capital – en el caso el capital inmobiliario (capital incorporador) – inversionista, creando y ampliando las bases sobre las cuales las rentas de la tierra son apropiadas. Para eso, este capital debe articularse al sistema financiero y al Estado, en sus intervenciones en el espacio construído, y cambiar su propia organización y estructura de mercado.

“(..) el presente trabajo se centra en el concepto de capital inmobiliario (capital incorporador) como relación social que, de manera orgânica, articula Estado, constructoras, financieras, etc., para la apropiación de las rentas de la tierra bajo la forma de ganancias; esto es, el proceso de valorización inmobiliaria proveniente del movimiento del capital que invierte en la ampliación de las rentas de la tierra”. (..)

 

II El capital inmobiliario (capital incorporador)

Se entiende por capital inmobiliario, aquel que desarrolla el espacio geográfico, organizando las inversiones privadas en el espacio construído, en especial, las destinadas a la producción de viviendas.

Normalmente, para la realización de proyectos inmobiliarios se involucran, desde la compra de terrenos hasta la contratación de firmas consultoras, planificadoras, constructoras, agentes inmobiliarios para las diversas fases del proyecto, y agentes responsables de la comercialización final de los inmuebles (promotores de ventas). 

En la práctica, muchas de esas etapas pueden mezclarse en una misma unidad de capital; sin embargo, para efectos del análisis, es conveniente visualizarlas como servicios prestados a terceros.  

De esta forma, el capital inmobiliario se define como la fracción del capital que se valoriza por medio de la articulación de estos diversos servicios contractados. Se podría también concebirlo como aquél que adquiere un terreno con la finalidad de valorizarlo por medio del cambio de su uso, o sea, como un capital que invierte en las rentas de la tierra. Se puede argumentar, entonces, que el límite de valorización realizable por el capital inmobiliario, será dado por su capacidad de organizarse para crear y apropiarse de las rentas de la tierra, inclusive de aquellas que, como se verá más adelante, eran anteriormente apropiadas por terceros. (Continua)


2020-04-04